5 Habilidades blandas fundamentales en el trabajo

Cuando se trata de trabajo, la prioridad en las organizaciones suele darse hacia un determinado conjunto de conocimientos, experiencias y capacidades, mientras que las habilidades blandas suelen dejarse de lado, ya que tienden a ser consideradas como algo secundario. No obstante, las habilidades blandas son tan importantes como el conocimiento sobre una ciencia u oficio, ya que tienen una implicación directa en las operaciones diarias y en el desempeño de los empleados. Por esta razón, es fundamental tener en cuenta estas habilidades no sólo al momento de contratar a alguien, sino a la hora de fomentar o impartir conocimientos a los empleados o a cualquier grupo de personas que se tenga a cargo.

A continuación, presentamos algunas de las habilidades blandas más importantes en ambientes laborales:

  1. Conducta Ética

Aunque se trata de algo difícil de cuantificar, resulta fácil notar cuándo una persona demuestra una fuerte ética laboral en la forma como lleva a cabo sus tareas. Mientras que en algunos puede que sea una habilidad innata, en otros puede ser resultado de una motivación monetaria, o de otro tipo de recompensa.

Para el éxito sostenido de una compañía, es necesario despertar en los empleados el interés por formar una verdadera actitud de ética en el trabajo, y para ello es preciso demostrarles que son parte esencial de la organización a la que pertenecen; hay que hacerles ver que son un peldaño fundamental para el crecimiento de todos. Lo cual sólo es posible mediante la transmisión de los valores, la misión y visión de la organización; sólo de esa forma será viable hacer que los propósitos de un empleado coincidan con los de su compañía.

  1. Orientación a Resultados

En todas las organizaciones es fundamental para alcanzar objetivos, que los colaboradores tengan un alto sentido de urgencia en el logro de los resultados deseados. Muchas compañías pequeñas y medianas fracasan debido a que las personas tienen la percepción de que, independientemente que se cumplan o no las metas, recibirán un sueldo. Esto hace que las organizaciones se vuelvan ineficientes y, por lo tanto, pone en riesgo la continuidad del negocio. Adicionalmente, las personas triunfadoras y con atributos de liderazgo cuentan con esta característica altamente desarrollada.

  1. Comunicación efectiva

Es tal vez la más importante de las habilidades blandas en un empleado. Fortalecerla puede tomar tiempo, pero traerá resultados maravillosos. Es fundamental demostrar, en primer lugar, que la organización está abierta a las opiniones de todos, y que el diálogo es el principio básico de todos los procesos.

Cualquier organización debe tener definida y establecida una estrategia de comunicación, que debe ser clara para todos estamentos y personas que la componen. De allí en adelante sólo el tiempo y el uso revelarán qué tan idónea o perjudicial resulta la estrategia elegida, y será responsabilidad de la organización y de sus líderes mantener un continuo monitoreo sobre el método comunicacional en uso. También es necesario animar a los empleados a detectar y transmitir las fallas que puedan ir en detrimento de la comunicación general de la organización.

  1. Trabajo en equipo

Tener o no tener esta habilidad implica un cambio abismal en el desempeño de una persona. Algunos pueden sentirse naturalmente cómodos trabajando en grupo, mientras que otros pueden sentirse tímidos, raros o incluso amenazados. En cualquier ambiente laboral, las personas a cargo deben conocer muy bien el perfil de sus empleados en este sentido y, para ello, sugerimos ser muy observadores y desarrollar actividades que permitan dilucidar de qué manera se desempeña cada persona en contextos de trabajo en grupo, y con quiénes es necesario entrenar en esta habilidad.

Sugerimos también que, al momento de formar grupos de trabajo, se incluyan personalidades diversas que puedan trabajar en armonía como un todo coherente.

  1. Toma de decisiones y resolución de problemas

Ser capaz de tomar decisiones rápidas, de ponerse en el lugar de otros y de resolver problemas de una forma simple son características de altísima importancia en los empleados. Incluso el problema más pequeño puede desconfigurar una organización y desorientar la labor de sus integrantes si no hay nadie capaz de reaccionar de manera eficaz. Al menos uno de ellos debe estar en la capacidad de tomar las riendas de situaciones inesperadas y de guiar a otros a través de las mismas. Estos empleados son por lo general fáciles de detectar y constituyen excelentes candidatos para posiciones administrativas y de liderazgo.


Derechos Reservados RGI. Copyright © 2019 - Diseñado y programado por Visign