Resolución 666 de 2020: Preguntas que los Protocolos de Bioseguridad no responden

La aprobación de la Resolución 666 de 2020, sobre la adopción del protocolo general de bioseguridad para la mitigación, control y manejo adecuado de la pandemia, plantea diversos retos para su aplicación por parte de las entidades públicas y privadas. No obstante, hay preguntas que los protocolos no han respondido y que deben ser consideradas por las organizaciones.

Como efecto, en este artículo hablaremos de las preguntas que los protocolos de bioseguridad no responden ¡y que las empresas DEBEN contestarse urgentemente!

Resolución 666 de 2020 Protocolos de Bioseguridad COVID-19

La resolución ha definido el Anexo Técnico con el Protocolo de Bioseguridad para la prevención de la transmisión del COVID-19, cuyo objetivo es el de orientar las medidas de bioseguridad en el marco de la pandemia por coronavirus, con el fin de disminuir el riesgo de transmisión del virus entre humanos, durante el desarrollo de todas sus actividades.

Por ello, se establece una serie de definiciones que incluyen aislamiento, asepsia, bioseguridad, cohorte de pacientes, contacto estrecho, desinfección, SARS y SARS-CoV-2 (El cual es la versión acortada del nombre del nuevo coronavirus).

Medidas de Control

La mencionada resolución establece las medidas de bioseguridad que debe implementar la organización para sus trabajadores, lo cual incluye los siguientes elementos:

1. Medidas Generales

En primer lugar, la resolución menciona las medidas básicas a emprender:

  • Lavado de manos; Distanciamiento físico;
  • Elementos de Protección Personal para la prevención del COVID-19;
  • Manipulación adecuada de insumos y productos; y
  • Manejo seguro de residuos.

2. Medidas específicas para la prevención de situaciones de riesgo de contagio

En segundo lugar, la resolución establece directrices para la reducción de la probabilidad de la transmisión directa por contacto entre personas. Para lograrlo, se solicita emprender acciones en los ámbitos de:

  1. Vigilancia de la salud de los trabajadores, dentro del contexto del SG-SST, que involucra los siguientes elementos:
    • Trabajo remoto o trabajo a distancia;
    • Criterios para el trabajo de forma presencial;
    • Organización laboral;
    • Interacción de tiempos de alimentación;
    • Medidas locativas;
    • Herramientas de trabajo y elementos de dotación;
    • Interacción con terceros (proveedores, clientes, aliados);
  2. Criterios para prevenir el riesgo durante el desplazamiento desde y hacia el lugar de trabajo;
  3. Capacitación de los trabajadores;
  4. Medidas en coordinación con las Administradoras de Riesgos Laborales;
  5. Recomendaciones para la prevención en la vivienda de los trabajadores;
    • Al salir de la vivienda;
    • Al regresar a la vivienda;
  6. Convivencia con personas de alto riesgo;

3. Medidas específicas para el manejo de situaciones de riesgo y contagio

En tercer lugar, la resolución exige las siguientes medidas para manejar situaciones de riesgo materializadas:

  1. Manejo de situaciones de riesgo por parte del empleador;
  2. Monitoreo de síntomas de contagio de COVID-19 entre trabajadores;
    • Prevención y manejo de situaciones de riesgo de contagio;
    • Pasos a seguir en caso de presentar una persona con síntomas compatibles con COVID-19; y
  3. Plan de comunicaciones.

Como resultado, es evidente que el protocolo general se centra en las actividades orientadas a reducir la probabilidad de contagio y en reducir el impacto del contagio desde el punto de vista epidemiológico. En resumen, contribuye en la preservación de la vida de las personas y la salud de los trabajadores.

¿Qué está sucediendo en la economía nacional?

Sin embargo, existen varios aspectos que la resolución no contempla y son determinantes para la continuidad de las organizaciones. Además, estas situaciones pueden ser observadas cuando analizamos el contexto económico, tecnológico y competitivo. Por ello, vamos a presentar algunas de las noticias más recientes sobre recortes en grandes compañías debido al coronavirus.

Disminución del empleo

  • Uber por ejemplo, informó el 18 de mayo que reduciría una cuarta parte de su fuerza laboral global.
  • Empresas de reconocimiento nacional como RCN, Casalimpia, Totto, Semana, BBC, Fallabela, Latam Airlines y, hasta Arturo Calle, han recurrido al despido para asegurar su subsistencia.
  • Debido a la orden presidencial de mantener la ocupación máxima de los vehículos de transporte masivo por debajo del 35%, las empresas del sector están en graves dificultades por su reducción de su recaudo, sumado a la condición de que los costos de operación se mantienen o suben, debido a la implementación de los protocolos de bioseguridad. Se estima que los sistemas de transporte masivo del país podrían perder hasta 1.8 billones de pesos a finales de 2020 (https://www.semana.com/economia/articulo/coronavirus-en-colombia-la-crisis-que-enfrenta-el-transporte-masivo/671703).

En efecto, podemos observar que la situación del entorno macroeconómico es complejo; eventos como los ya mencionados habían sido visualizados en nuestros artículos anteriores (Ver artículo Resiliencia Organizacional).

¿Qué preguntas no plantea la Resolución 666 de 2020?

Por lo tanto, los protocolos de bioseguridad no han contemplado preguntas como las siguientes, las cuales deberían ser abordadas por todas las organizaciones. Consecuente, la metodología del lienzo (Canvas) nos permite plantearnos una serie de preguntas reflexivas que nos permitirá visualizar otra parte de la realidad empresarial:

Preguntas estratégicas sobre el mercado y los clientes

  • ¿Qué impacto financiero y de mercado le produjo la pandemia? (Ver el artículo Cómo rediseñar el Sistema de Gestión frente a la crisis)
  • ¿Cómo ha variado su mercado objetivo a partir de la pandemia?
  • ¿Cuáles son las nuevas necesidades y expectativas que han aparecido en los clientes que atiende? ¿Cuáles se han reducido o eliminado?
  • ¿De qué manera esperan los clientes que usted se relacione con ellos?
  • ¿Qué tan atractivo sigue siendo atender el mismo nicho de mercado que venía atendiendo? ¿Sigue siendo viable su modelo de negocio? O debe realizar modificaciones significativas al planteamiento estratégico en su organización para generar ingresos.

Preguntas sobre la promesa de valor

  • ¿Cuáles son las nuevas propuestas de valor que han entrado a suplir la necesidad que su organización ya suple?
  • ¿Cuáles son los competidores que lo están haciendo?
  • ¿Cómo variará su propuesta de valor a partir de la crisis?

Preguntas sobre la estructura interna

  • ¿Cuáles son los cambios que debe incorporar a sus procesos operacionales y de soporte, teniendo en cuenta los protocolos de bioseguridad?
  • ¿Cuáles son los impactos de la crisis a sus recursos clave?
  • ¿Cómo se vieron afectados sus socios estratégicos por la crisis? ¿Qué impacto le genera esta situación a su modelo de operación?
  • ¿Cuál es la nueva estructura de costos en su organización, incluyendo los costos que produce la implementación de las medidas de control?

Y al final, la pregunta del millón de dólares…

Como conclusión, todas estas preguntas redundarán en una última gran pregunta: ¿Continuará siendo viable la organización al corto, mediano y largo plazo?

Esperamos que estas consideraciones te aporten valor. Como nuestro propósito es contribuir en el crecimiento personal y profesional de nuestros clientes y en el desarrollo continuo de las organizaciones, con la energía y pasión suficientes para producir resultados sostenibles en el tiempo, abajo te dejamos el link de mas de nuestros artículos para que puedas tener un punto de vista diferente sobre las nuevas oportunidades y amenazas generadas por la pandemia.

Inscríbete en nuestro newsletter para recibir más artículos como éste, vídeos, ebooks, y más información de valor.