¿Son siempre negativos los riesgos de una organización?

La gestión de riesgos es una parte inherente en las actividades que se realizan dentro de una organización. Dentro de la norma ISO 9001: 2015, así como en otras normas internacionales para sistemas de gestión se ha incorporado este concepto en sus nuevas versiones, el cual proviene del documento de Normas para Sistemas de Gestión, emitido por la organización ISO/ IEC del año 2012. Conoce en este artículo qué significa el concepto de riesgos y cómo se usa dentro de tu organización.

¿Qué son y cómo se gestionan los riesgos bajo la ISO 9001?

Las últimas definiciones que se han generado sobre el tema indican que riesgo es el efecto de la incertidumbre sobre los objetivos. A pesar ser difícil de comprender, podríamos explicar este concepto con los siguientes ejemplos:

  • Un producto alimenticio que antes de salir al mercado, presenta una condición de contaminación por bacterias no detectadas previamente por los controles existentes en el proceso productivo. Esto puede generar como efecto una enfermedad para el usuario que lo consume, así como posibles afectaciones sobre la imagen de la empresa. En este caso, el impacto es negativo para los objetivos de posicionamiento, rentabilidad o inocuidad que la organización pueda tener.
  • Un emprendedor que identifica en el mercado la necesidad de recibir información sobre los posibles oferentes de un producto o servicio y sobre las personas que lo demandan; Así mismo, estas personas no cuentan con un puente de conexión. Esto origina una nueva oportunidad de negocio mediante la creación de una plataforma para facilitar dicha conexión (por ejemplo , mercadolibre.com, hoteles.com, trivago.com, etc.) con el potencial de originar ingresos adicionales para el emprendedor (efecto positivo), como también ser una empresa con pérdidas si el mercado no responde de manera correcta (efecto negativo).

Cómo implementar la gestión de riesgos

Para implementar un proceso de gestión de riesgos, la norma NTC-ISO 31000 de 2011 se sugiere seguir los siguientes pasos:

  1. Establecer el contexto de la gestión del riesgo,
  2. Realizar una valoración de los riesgos,
  3. Determinar e implementar una estrategia de tratamiento para los riesgos prioritarios,
  4. Efectuar monitoreo y seguimiento a las medidas de control, y
  5. Gestionar la comunicación eficaz dentro de las diferentes fases del proceso.

Recibe notificaciones en tu correo electrónico sobre más contenido como este.

Inscríbete en el siguiente formulario:

Puede

Puedes darle un vistazo a estos niveles de nuestro programa virtual on-line, los cuales tienen gestión de riesgos dentro del contenido temático