Mejora continua y el paradigma de la dependencia

Durante la semana pasada e inclusive hasta hoy, hemos estado acompañando varias empresas en proyectos de mejoramiento. Para ello, comúnmente se hacen sesiones donde, como estándar de nuestra organización, realizamos una serie de preguntas que generan reflexión e introspección sobre las creencias y convicciones de los participantes en relación con el tema. Una de estas preguntas es la siguiente: «¿Cuáles son las causas de que el proceso no haya logrado los resultados que deseaba?» Paso seguido hacemos una ronda para que cada participante exprese su opinión. Al permitir que cada quien se exprese, es muy común observar que las respuestas se dirijan hacia fuera: «Es que Comercial no especifica las necesidades correctamente», «Es que Compras no controla sus proveedores», «Es que Diseño no envía las fichas técnicas del producto completas» y otra serie de razones que podrían completar todo un collar de perlas.

Una de las cosas que más nos llama la atención es que casi todas las causas se enfocan en lo que sucede hacia afuera; las personas tenemos el hábito muy profundamente arraigado de encontrar las causas de nuestros fracasos e incumplimientos en el entorno, en los demás procesos, en otras personas, en la gente a nuestro alrededor. Somos expertos buscando culpables. Si bien es cierto que existe un principio denominado «Enfoque basado en procesos» que menciona la importancia de entender las interacciones entre las salidas y las entradas entre cada proceso, no nos damos cuenta de que así estamos cayendo en el «Síndrome de la víctima», conducta muy frecuente entre muchas personas dentro de las organizaciones. El operar dentro de este paradigma nos mantiene en un ciclo vicioso que no nos permite oportunidad de cambio. Bloquea nuestra mente y nos hace creer que no tenemos control de lo que sucede y, por lo tanto, no habrá cambio hasta que el otro cambie. Nos asociamos emocionalmente y por lo tanto, evocamos emociones como la frustración, la rabia y la tristeza, que solamente consolidan esta cadena de resultados. Vivimos entonces dentro del «paradigma de la dependencia».

 

En «psicología del logro» y en el coaching, se usa una metáfora denominada «La Ley del Espejo» la cual, entre varios aspectos menciona lo siguiente: «Todo lo que nos molesta del otro, es un reflejo de algo que no hemos identificado ni resuelto en nosotros mismos». Cuando culpamos a otro proceso por las causas de las fallas y por las deficiencias en nuestra gestión, lo que realmente sucede es que estamos reforzando nuestra falta de pro-actividad y responsabilidad. Si el otro proceso nos está afectando, debemos preguntarnos muy sinceramente: «¿Qué tanto estamos siendo nosotros mismos la fuente de esta situación?»

 

Por otra parte, podríamos identificar cuáles de las situaciones están bajo nuestro control para emprender gestión sobre aquellas, ya que son las únicas sobre las que podríamos lograr resultados. Aquellas que no podemos controlar, caen en el marco que la influencia. Las decisiones que tome el líder de otro proceso no las podemos controlar. Lo que  sí podemos hacer, es generar influencia y persuasión. Por lo tanto, la invitación es la siguiente:

 

  1. Antes de buscar la causa afuera de nuestro proceso, tratemos de auto evaluarnos y de identificar qué sucede al interior.
  2. Establezcamos acciones de mejora que estén bajo nuestra capacidad de control, no sobre lo que el otro debería hacer y no hace.
  3. Si observamos que se requiere de una mejor sinergia con otro proceso, desarrollemos nuestra capacidad de influencia y persuasión para lograr que los otros procesos encuentren una motivación para emprender acción.
  4. El cambio se da desde dentro hacia fuera. Si nosotros cambiamos, el entorno cambia. Lo contrario no tiende a suceder. Haz que las cosas pasen… desde adentro.

Nuestros programas de entrenamiento te permitirán desarrollar no solamente conocimientos y habilidades técnicas, sino que además, podrás fortalecer tus habilidades blandas. Esto te hará ser un líder de gestión diferente. Te invitamos a conocer cómo podemos apoyarte

Quiero conocer los programas de entrenamiento

Síguenos en nuestras redes sociales

Derechos Reservados RGI. Copyright © 2019 - programado por Visign