¿Cómo elevar tus ingresos siendo profesional HSEQ?

by Tomas Fonseca
Visto: 767

En nuestros casi diez (10) años de existencia, hemos encontrado hasta el 85% de las casi 6.500 personas que hemos ayudado a conquistar sus metas, les aqueja una preocupación común: "Cómo puedo ganar mucho más dinero siendo profesional HSEQ, en un mercado tan deprimido. ...?"

Creemos que en algún momento de tu vida te has preguntado lo mismo. Por eso, te invitamos a seguir leyendo para que conozcas 10 claves para elevar tus ingresos siendo profesional HSEQ.

Muchas personas que trabajan como profesionales en áreas de calidad, ambiente, seguridad y salud en el trabajo, seguridad vial y otras relacionadas, sufren (literalmente hablando) porque no perciben un salario coherente con la inversión de tiempo y esfuerzo que han realizado para poder graduarse y obtener experiencia laboral. Por eso nuestras diez recomendaciones para que puedas subir tu nivel salarial son las siguientes:

1. Asume la responsabilidad sobre tus resultados.

Si alguna vez escuchaste la metáfora de las raíces y los frutos de Edvinsson (1996), sabrás que los resultados que logra una persona (Los frutos), son simplemente la consecuencia de la forma como el ser humano piensa (Las raíces). Si quieres incrementar tus ingresos, la primera recomendación - y tal vez, la más importante de todas- es que aprendas a modificar tus pensamientos. Un pensamiento de escasez, genera ingresos de escasez. Un pensamiento de abundancia, genera ingresos en abundancia. Aprender a dominar tus pensamientos, en vez de que ellos te dominen, es una de las principales claves para lograr éxito en todas las dimensiones de tu vida, incluyendo tu salario. Tony Robbins, uno de los mejores referentes en materia de desarrollo personal, sostiene que "tus pensamientos son la fuente de tus principales niveles de tristeza y alegría".

2. Elimina tus creencias limitantes.

Tus creencias son el conjunto de todos las las ideas que pasan por tu mente subconsciente, las cuales han sido construidas y rerforzadas por emociones que han sido cultivadas durante años. En gran medida se parecen a una mesa (Las ideas), apoyadas por patas (Los referentes). Cuando una idea es sugerida por alguien a quien consideramos un referente o autoridad, ésta se arraiga en nuestra mente subconsciente. Entre más fuerte sea el sentimiento vinculado al referente, la idea es más fuerte. Por eso, es importante que identifiques cuáles de tus creencias pueden estar limitando tu crecimiento (Por ejemplo, "es que las empresas siempre pagan mal por el trabajo") para que puedas modificarlas por otras que lo potencialicen (Por ejemplo, "estoy trabajando en una empresa que me paga muy bien por mi trabajo").

3. Cambia tus palabras.

Siguiendo la linea de la clave 2, podemos decirte que una de las herramientas más importantes para cambiar tus creencias, consiste en modificar las palabras que te dices y las preguntas que te formulas. Tu mente opera continuamente a través de lo que llamamos "la conversación interna", que es simplemente todas las cosas que te repites en silencio todos los días, todo el día. Si tu conversación interna es "no tengo dinero", "no tengo tiempo", "nunca me tratan bien en mi trabajo", "mis jefes siempre me explotan" o "porqué tengo que aguantarme este trabajo?" y frases similares, evidentemente tu cerebro te dará respuestas que reafirmarán tu realidad. Debes entender que tu mundo es solo una interpretación de lo que crees y lo que consideras "tu verdad". Al cambiar tus palabras, empiezas un interesante proceso que te hace cambiar tu mundo.

4. Define tu propósito.

Cada vez que preguntamos a nuestros clientes participantes de programas de formación y entrenamiento "¿Has definido y escrito tu propósito de vida?", encontramos que el 90% de las personas no sabe qué es un "propósito de vida", 9% lo han pensado, pero no lo han escrito de manera concreta o no lo han llevado a la acción, y tan solo un 1% están dirigiendo su vida coherentemente con su propósito. Si no tienes un propósito claro, te recomiendo leer el libro "El hombre en busca del sentido", de Victor Frankle, para que puedas entenderlo un poco más. Por ahora, solo te diré que no es un propósito: No es un objetivo, no es una meta, no es una profesión, no es una carrera, no es conocer un sitio del mundo. Mucho menos, trabajar de 48 a 56 horas a la semana, terminando fatigados sin entender qué he logrado hasta hoy. Piensa en ello...

5. Define y gestiona tus prioridades.

El tiempo solamente existe en la mente de los seres humanos. Ningún otro ser vivo (Por lo menos en la tierra), tiene consciencia sobre éste. Algo que sí podemos decir, es que es el activo más democráticamente distribuído sobre toda la humanidad. Todos tenemos las mismas 24 horas al día, 168 horas a la semana y 8.760 horas al año, por lo menos dentro de la atmósfera terrestre. 

Por eso, te invito a analizar cuáles son los resultados que deseas lograr a nivel espiritual, emocional, físico, relacional y financiero. Luego, teniendo claros tus objetivos y metas, define las acciones que te llevarán a alcanzar estos resultados. Dedica tiempo de calidad a estas áreas clave de éxito. Lo demás, son solamente cosas pequeñas. Si no lo haces, no sentirás progreso y felicidad en tu vida.

Por otra parte, aprende a administrar el uso de tu tiempo y se más productivo. Qué pasaría si logras hacer lo que actualmente haces, en la mitad, o la tercera parte del tiempo? Tal vez podrías usar el tiempo disponible para realizar otras tareas con ingresos adicionales.

6. Se una "vaca púrpura".

El autor Seth Godin, en su libro Vacas Púrpura, utiliza el concepto de las "vacas blancas" y las "vacas púrpura" como metáfora para hacer entender a sus lectores la importancia de ser distintos al montón. ¿Cuántas personas crees que están esperando un cargo y un sueldo similar al tuyo? De acuerdo con el portal www.safetya.co, en Colombia existe un aproximado de 51.936 personas naturales con licencia vigente. A ese dato súmale el número de profesionales en áreas de la ingeniería, la gestión ambiental y otras áreas relacionadas. No crees que es necesario contar con alguna estrategia clara para diferenciarte como profesional HSEQ? Así que encuentra por lo menos uno o dos atributos personales que te hagan ser un profesional diferente y utilízalos siempre de manera coherente como tu forma de trabajo diario. Por ejemplo, aprende 

7. Sé empático.

La empatía es la capacidad para comprender las necesidades de las personas con quienes interactuamos. Salirnos de nuestra forma de ver "nuestra realidad", para entender que las demás personas también tienen su propia realidad. Tener la capacidad para entender las emociones y sentimientos de las demás personas para lograr comunicarnos mejor, es clave para generar una mayor conexión con los demás.

8. Desarrolla tus habilidades sociales.

Las habilidades sociales son aquellas que te ayudan a generar un mayor impacto sobre las demás personas con las que interactúas, para influir sobre ellos y generar acción. Dentro de ellas tenemos la persuación, la comunicación asertiva, el manejo de conflictos, el trabajo en equipo y la negociación. Te podemos sugerir que profundices en este tema, leyendo referentes legendarios como Dale Carnegie y su libro "Cómo ganar amigos e influir sobre las personas", el cual, a pesar de que fue escrito hace casi 80 años, sigue siendo una excelente guía para mejorar estas habilidades.

9. Aprende a vender.

Si, así como lees. Aprende a vender. Lamentablemente en nuestro entorno existe la creencia de que un vendedor, es por definición un "timador", un "embaucador", alguien que no tuvo otra opción, "le tocó" trabajar en ventas y otras ideas que solamente limitan nuestro crecimiento. Ponte a pensar: Quién gana más en una organización? Un Director HSEQ? O un Director Comercial... creo que ya tienes la respuesta. Porqué crees que sea así? Porque el vendedor produce ingresos. Los demás cargos generan gastos (O por lo menos, esa es la forma como muchos gerenten lo ven). Por eso, si tu mejoras tus habilidades de ventas (No solo de productos, sino también de ideas), podrás ser más convincente y lograrás impactar más fácilmente a las personas que toman las decisiones importantes en tu organización, entre ellas, las de aumento salarial.

10. Desarrolla hábitos ganadores.

La décima clave que resaltaremos en este artículo es: Los hábitos diferentes, producen resultados diferentes. Mahatma Gandhi decía: "Si cambias tus pensamientos, cambiarás tus emociones; cuando cambies tus emociones, cambiarás tus acciones; si cambias tus acciones, cambiarás tus resultados". Un hábito, es la repetición continua de las acciones que realizamos consciente o inconscientemente. Pregúntate, qué hábitos debería cambiar para tener mejores resultados en mi trabajo? Cómo podría aportar diez veces más valor a mi organización? Cómo puedo producir diez veces más impacto en mi comunidad? Cuando encuentres las respuestas a estas preguntas, podrás encontrar la manera de generar más ingresos.

Y el bonus track...

Por último, queremos que comprendas que por la Ley Universal de la Compensación, recibirás en igual o mayor medida, de aquello que has dado al universo. Entre más aportas valor, el universo te "tomará la foto" y te considerará un perfecto candidato para recibir tanto y más de los que buscas: el trabajo que deseas, el ingreso que esperas y la calidad de vida que siempre has soñado.

¡Te deseamos éxito en tu camino!